Sembrar para prosperar - Fundación Contra El Hambre

Publicaciones

Conoce a Ernesto*

Ernesto vive en la comunidad Pampa del Carmen en Huancavelica y forma parte del proyecto “Bondades de mi tierra” de la Asociación Fundación contra el Hambre Perú (FH Perú) desde el 2021.

A sus 52 años, Ernesto ha presenciado las dificultades que su comunidad enfrentaba en relación a la falta de alimentos: “Algunos de mis compañeros se enfermaban por una mala nutrición”. Desde que llegó FH Perú, Ernesto se ha llenado de fuerzas y esperanzas, para hacer crecer su huerto y a su comunidad. ¡Conoce más de su historia!

Un problema persistente

Cuando Ernesto era niño, él y sus amigos no comían verduras. Su padre decía: “Solo la gente de la ciudad come verduras, nosotros no”. Lamentablemente, la compra de hortalizas para el consumo alimenticio era un lujo que su familia no podía costear. Con el pasar de los años, este problema persistía en su comunidad y los menores de edad sufrían las consecuencias: “Los niños no consumen verduras. Algunos han tenido que ser llevados al Hospital del Niño en Lima debido a la desnutrición”.

De esta forma, la inseguridad alimentaria generó que la comunidad de Ernesto sea vulnerable a cualquier enfermedad: “Mis vecinos se enfermaban constantemente de tos o cualquier virus por la mala nutrición”.

Un huerto lleno de esperanza

Aproximadamente a los 12 años Ernesto conoce y prueba otros alimentos como zanahoria, lechuga, y betarraga. Esto no fue fácil para él ni sus amigos, pues no estaban acostumbrados a esta clase de hortalizas y muchas veces se negaban a consumirlos. A la par, Ernesto empieza a desarrollar curiosidad por la siembra y con mucha habilidad planta hortalizas y pasto por su cuenta. Este proyecto de tener un huerto propio simboliza la oportunidad de poder alimentarse mejor y ahorrar dinero.

En este proceso, se da cuenta de la importancia de las herramientas y el trabajo conjunto para construir un huerto: “Si no hay materiales no se puede hacer nada. Yo mismo trato de comprar mis materiales para hacer crecer mi huerto solo”. Emprender este camino en soledad no fue fácil para Ernesto. Había ciertos conocimientos con los que él no contaba y que le impedían mejorar su huerto.

Sembrar para prosperar

Desde que llegó FH Perú a su comunidad, Ernesto y su esposa han incrementado sus conocimientos para lograr mantener su huerto en excelentes condiciones, mejorando así la seguridad alimentaria de su familia. A través del proyecto “Bondades de mi tierra”, han recibido capacitaciones sobre la siembra de hortalizas y el manejo de semillas.

De todo lo que ha aprendido, Ernesto resalta: “Nos han indicado cada cuánto tiempo tenemos que trasplantar los almácigos, y hasta cuándo se tiene que cosechar. Ya tenemos claro en qué momento debemos sacar la verdura de la tierra”.

De igual manera, FH Perú realizó la entrega de un conjunto de semillas y almácigos para que las comunidades diversifiquen su cosecha. Gracias a esto, Ernesto y su familia disfrutan de ricas verduras como lechuga, espinaca, acelga, cebolla china, etc.

Así, el proyecto “Bondades de mi tierra” está mejorando la seguridad alimentaria de más de 1100 familias de Huancavelica, fortaleciendo su producción agrícola familiar e implementando la crianza de animales como cuyes y gallinas. Además, FH Perú acompaña a las familias en este camino a través de una constante asistencia técnica en el mantenimiento de sus huertos y la crianza de sus animales.

Rumbo a nuevos retos

La principal prioridad de Ernesto es que sus hijos continúen alimentándose bien para que puedan gozar de una buena salud. Fue un gran alivio para él saber que ahora su familia tiene diversidad de alimentos y que están saludables:Ahora mis hijos están sanos, sin anemia, y otras enfermedades. Los médicos me han dicho que ellos están muy bien alimentados. Por ello, agradezco infinitamente a FH Perú. Así, los hijos de Ernesto disfrutan de plantar y consumir las hortalizas de su huerto: “Mis hijos ya saben cómo cuidar los vegetales en mi huerto y ahora en casa preparamos sopa con verduras”.

Los huertos simbolizan esperanza y progreso para las familias de su comunidad en Huancavelica. Por ello, sueña con que todos puedan aumentar su producción y alimentarse de su propia cosecha.

*Nombre otorgado por política de Salvaguarda

Te puede interesar

24 junio, 2022

Comunidades contra la anemia

Julia vive en la comunidad de Yanaccollpa junto a

25 marzo, 2022

Transformando con esperanza

Historia de transformación de beneficiaria del proyecto "Por mi